Reseña #95: La maldición de los reinos - Erya


Una rosa. Un cetro. 
Un palacio. Un océano. 
Una maldición. Un castigo. 
Un solo destino. 
¿Y si la sirena hubiera nadado al castillo de la bestia?


A esta novela le tenía miedo, y lo digo en serio. En ella convergen dos cuentos clásicos en una sola historia, los dos mis favoritos. Al principio estaba recelosa, no pensaba que me fuera a gustar, ¿O sí? Estaba hecha un lío, y no fue hasta varias semanas después que volví a pensar en esta novela. ¿Y si le doy una oportunidad? Mi mente respondió al instante: ¿Y por qué no?

No fue hasta que leí la opinión en amazon de una bloguera que tiene gustos literarios parecidos a los míos que me decidí de verdad a leer La maldición de los reinos. ¿Pero qué digo? Leer… uff… más bien lo HE DEVORADO en apenas unas horas. Ha sido maravilloso, ver cómo están en comunión los distintos reinos (porque aparte de ser un retelling de La sirenita y de La Bella y la Bestia, aparecen muchos más cuentos clásicos, dando una perspectiva interesante a la ambientación de la novela).

No sabía que iba a gustarme tanto, aunque en lo referente al retelling de La sirenita, me sigo quedando con la versión cruel de Matar un reino.

Aneris, hija menor del rey de los océanos, de repente se despierta en una playa desierta, en pleno invierno y desnuda. No entiende su situación al principio: tiene piernas y el agua salada está tan fría que la hace temblar, algo que nunca antes le había pasado. Intenta volver, se vuelve a sumerger en las frías aguas, esperando a que su preciosa cola de sirena vuelva a aparecer y pueda volver nadando con los suyos. Pero para su desdicha, no es así, por lo que se obliga a mirar el reino de los humanos, buscando un lugar donde resguardarse. Es entonces cuando divisa un castillo con vistas al mar, y decide ir allí, trastabillando como un cervatillo, luchando contra el frío y el equilibrio.

El monstruo que se refugia entre las pareces de aquel majestuoso castillo no es más que un joven condenado por la Rosa Escarlata a pasar el resto de sus días con la apariencia de una bestia, por su egoísmo y ambición. Adrien, el futuro heredero de su reino, maldecido por su codicia y su desdén.

No es hasta que Aneris llega a su vida, rompiendo el silencio del castillo, su monotonía y autocompadecencia, que no se da cuenta de que quizás siga habiendo algo de esperanza para él. Pero la descarta enseguida, ¿Quién iba a amarle con su aspecto? Aneris, con su dulce voz y su inmensa curiosidad por todo, de apariencia ligera, no se achanta cuando Adrien intenta asustarla, intimidarla y arrojarla fuera de sus dominios. Aneris le planta cara, ella no es como las muchachas que llegan a su castillo por casualidad, que salen despavoridas al verle.

Aneris es un personaje que se basa mucho en el cuento original de La sirenita, pero también en la clásica versión de Disney, y a pesar de ello, la autora ha sido capaz de darle un tinte distinto. Ella no abandona con facilidad, y pese a sus fallos y tropiezos, sabe salir hacia delante, ser fuerte y hacer frente a todos sus problemas. Su carácter persistente es lo que ha hecho que el príncipe que fije en ella, a parte de su apariencia: cabello largo y ondulado, color borgoña; ojos del color del océano, soñadores y atrevidos.

La mezcla de muchos más cuentos le ha dado un toque especial, aunque si que es verdad que esta parte no me ha terminado de gustar. La historia de Aneris y Adrien tiene sus altos y altibajos, pero lo que sí puedo decir es que es una historia que funciona. Apta para todo soñador que quiera adentrarse en un mundo lleno de magia y romance (que se note que el romance no es estrictamente romance desde el minuto uno, sino que es algo que nace lento y sin prisas, uno de los aspectos que más me ha gustado en lo que concierne a La maldición de los reinos. Después va el hecho de cómo deben solucionar las maldiciones que atañen a cada reino, precioso. Su resolución confluye de forma bellamente tallada).

Reseña #94: Bienvenida al Club. Cabronas sin fronteras - Megan Maxwell


Amar y ser amada es lo que toda mujer… desea. 
Lo que toda mujer… ansía. 
Y con lo que toda mujer… sueña. 
Pero ¿qué pasa cuando el sueño se desvanece, eres consciente de que tu vida es pura mentira y encima vas rayando los techos allí por donde pasas? 
Te pongo en situación. Silvia, Rosa y Elisa no han tenido demasiada suerte en el amor. Por diferentes circunstancias, las tres han acabado rompiendo sus supuestamente felices vidas matrimoniales y han adoptado el estado civil de solteras o divorciadas. Y también está Venecia. Soltera y sin hijos, tanto la vida de sus amigas como su último fracaso amoroso le hacen ver que el amor, además de caduco, es una mierda. Tras una noche de juerga y borrachera en un karaoke, donde conocen las historias de otras mujeres, tienen varias cosas claras: 
1. El amor es para los incautos. 
2. Se acabó ser una princesa para empezar a ser una guerrera. 
3. Corazón blindado y cabeza fría (y si es en «modo tío»…, mejor). 
4. Crearán un club privado llamado… Cabronas sin fronteras. 
Si quieres reírte y ver cómo las mujeres somos capaces de dar un giro a nuestras vidas, no puedes quedarte sin leer Bienvenida al club. Cabronas sin fronteras.


Maxwell crea magia. Os lo digo en serio. O, por lo menos, es la autora española que consigue que cada vez que lea uno de sus libros me enfade y que, a la vez, me ria como una loca. Tiene un cierto magnetismo especial, y la verdad, de ella me he leído ya una ristra importante de libros como para claudicar que me encanta su forma de narrar y de hacer sentir al lector. No dudo ni un ápice de que, si me concediera un desayuno con ella, las risas estarían acumuladas.

Con Bienvenida al club me he quedado atascada un montón de días en los primeros cuatro capítulos. No se por qué, los veía pesados, muy drama queen. Os explico: Venecia, la protagonista principal de la historia (aunque aparezcan muchos más personajes entre tintas), descubre algo inaudito el mismo día de su boda que la deja trastocada y sintiendo que ha estado perdiendo vente años de su vida con el que creía ser su príncipe azul: Jesús, su novio de toda la vida, se ve desde hace tiempo con otra mujer. Venecia ya le ha perdonado cientos de infidelidades, aunque más bien, lo suyo era una relación abierta, pero la norma principal era decirse si se estaban enconejando de otra persona (primera palabra con la que dices, ¿y eso que mier** es? y con la que te ríes a lo largo de toda la lectura). ¡Y Jesús, al no decírselo, se la ha roto!

Rebobinemos, please. Una boda, una infidelidad y, lo peor (que no es la infidelidad) es no quererse a uno mismo y casarse no por amor, sino por terceras personas. Estoy de acuerdo en que es un gesto muy bonito, casi icónico, pero eso no puede ser. Y Venecia lo sabe, y sabe lo que tiene que hacer.

Ella, junto a sus amigas Elisa, Rosa y Silvia, saben que la noche no puede acabar peor, por lo que deciden ir a un club a despotricar sobre el amor, sobre el comportamiento de Jesús y sobre el terrible tsunami que se avecina en casa de Venecia con sus padres, Aurora y Fernando. Pero lo que no saben es lo que a ellas mismas les avecina.

Carlos, alias Cancún ó el vikingo por Venecia (muy graciosa la forma de mofarse el uno del otro, por cierto, en su primer encuentro) es un músico y TES al que conoce Venecia el mismo día de su no boda. La verdad es que la personalidad de éste personaje es maravillosa, un partidazo, atento y paciente. Paciente por Venecia, obviamente. Sabe su situación, lo forma en la que su ex le rompió el corazón, pero Venecia… uff Venecia. Su descarrilamiento no puede llevar a buen puerto, y sólo los que os habéis leído la novela sabéis de lo que hablo.

Cabronas sin fronteras es el club privado que ella y sus amigas crearon en honor a ellas mismas, mujeres a las que no les ha ido de rosas en el amor. Cada una tiene una historia, cada tal más fuerte que otras. Sus personalidades son arrolladoras, no hay excepción. Aunque tengo que decir que, al principio, Silvia es la mayor cabrona de todas, con su chorboagenda, con su libertad y su independencia. Silvia es una mujer fuerte, pero que tras sus enormes muros de hormigón, se esconde una mujer dolida por su pasado y la que se ha pasado mucho tiempo teniendo tiempo para ella, saliendo con sus amigas y pasándolo bien con hombres sin ningún tipo de ataduras, simplemente disfrutando de la vida. En definitiva, cuando a sus amigas les suceden sus propias desgracias amorosas personales, es la que las pone al día; una mentora que enseña a sus pupilas a ser una autentica cabrona, que se saca de la manga cada cosa con la que nos va a hacer reír a carcajadas. Ahora no voy a mirar de la misma forma los pulgares de los hombres, solo digo eso…


Rosa, por su parte, es una mujer muy muy dulce, quien lo daría todo por sus hijos y su cariñito. Pero el destino tiene guardado para ella otra decepción en la vida, y una vez que se libera, nos sorprende. Cuando la conozcáis (si es que no lo hacéis todavía), veréis un fuerte cambio en ella. Quiero dejar claro que todas sufren cambios, en mayor o menor medida, sobre todo Venecia, quien se toma demasiado a pecho eso de ser una CSF. Pero, al caso, cuando veáis el cambio que se produce en Rosa diréis ¡Mare de Déu! , ¡Vaya con el señor Potrosky!

Elisa, por su parte, la observamos quizás un poco más alejada del plano, pero sigue estando presente. Es la que menos teme dar una segunda oportunidad al amor, pero aun así sigue disfrutando con sus amigas, siendo del club CSF.

Bienvenida al club reflexiona muchos aspectos, pero sobre todo, al hecho de que vale la pena dar una segunda oportunidad al amor pese a la edad que uno tenga. Hay que quererse, cuidarse y, sobre todo, ser feliz. Y esto último, es muy importante.

Reseña #93: Nunca digas siempre - Jennifer L. Armentrout


Ella aprendió que el silencio era su mejor arma. 

Él juró que siempre la protegería. Ambos comparten un terrible pasado, que los llevó a forjar un vínculo indestructible. O eso creían ellos. Porque sus caminos se separaron abruptamente hace cuatro años. 

Mallory y Rider llevan todo ese tiempo tratando de superar las terribles experiencias vividas en un hogar de acogida. Intentando construir un futuro. Tratando de olvidar. Pero ahora, justo cuando creían estar dejando el pasado atrás, Mallory y Rider acaban de reencontrarse en el instituto y descubren que el intenso vínculo de infancia sigue ahí… al igual que la heridas. Enfrentados a la fuerza de sus sentimientos, Mallory y Rider deben decidir si seguir aferrados a las mismas armas que les ayudaron en el pasado o arriesgarse a construir algo nuevo en un futuro incierto. 

Un relato luminoso sobre una joven valiente que lucha por expresar su verdad desde un refugio de silencio . Quédate a escuchar la voz de Mallory. No te arrepentirás.


Esta novela tiene una peculiaridad y es que no es fácil de asimilar a la ligera (en los agradecimientos, la autora exponía que no le fue fácil escribirla, y la verdad es que puedo imaginármelo por lo duro que debió ser documentarse). Nunca digas siempre es muy diferente a todas las novelas que me he leído de la autora. Parte de la premisa del abandono infantil, y por ende, del maltrato físico y psicológico tan impactante que recibe la pareja protagonista de esta historia.

Mallory es una chica con fuertes problemas de autoestima. Tiene arraigado muy hondo el mantra “no hagas ruido”. Ella no habla, raras veces lo hace con ciertas personas. Y en público, apenas es capaz de pronunciar alguna palabra. Es esa experiencia que vivió de pequeña que la ha marcado para siempre.  Pero no estaba sola en esa etapa oscura de su vida. Rider era el otro chico con el que vivía en aquella casa llena de monstruos, con el único que hablaba y el que le contaba siempre el mismo cuento, y siempre terminaba llorando por el final tan triste del mismo; era el chico que se interponía frente a ella cuando las cosas iban mal en aquella casa y el que se sacrificaba por ella.

Ahora han pasado cuatro años desde que pasó un suceso traumático que obligó a Mallory a internarse en el hospital una larga temporada. Su vida ha cambiado. Ahora tiene unos padres que la adoptaron y a los que quiere, ha ido a psicólogos y quiere ir a la universidad, algo que jamás se le hubiera pasado por la cabeza. Rosa y Carl son sus salvadores, pero para hacer frente a su vida, para seguir progresando, necesita perder el miedo a hablar en voz alta; necesita valerse por sí misma.

La probabilidad de volver a encontrarse con Rider es muy baja, casi nula. Pero ahí está cuando accede a la clase de expresión oral. Y de hecho, él no puede creer que Mallory, su ratón, esté sentada a menos de un metro de distancia. Él se pensaba lo peor de ella después de lo que sucedió en la casa de acogida en la que vivían juntos.

Desde su reencuentro con Rider, vemos el crecimiento personal de Mallory; cómo avanza como persona y se enfrenta a diversas situaciones que la ponen a prueba constantemente. La aparición de Rider es un efecto en cadena, rememorando el pasado, y todo lo que ello conlleva, mientras alza la vista al futuro; y su relación con este personaje es una fuerte conexión, tanto física como psicológica.

Si nos centramos en que Mallory es la única que tiene heridas, la única que tiene un pasado tormentoso, somos unos hipócritas, porque Rider parece estar bien, pero muy en el fondo vemos sus costuras descosidas y sus rotos. De caballero andante a mártir. Rider también necesita un profundo cambio para cambiar la concepción de sí mismo, y quizá Mallory consiga ayudarle a hacerlo.

La moraleja es sencilla, pero muy dura. El hecho de que nada es para siempre, que todos continuamos viviendo, y por lo tanto, cambiamos con el tiempo. No nos quedamos estáticos y estancados en un punto de nuestras vidas. Estoy de acuerdo con lo que dice la autora en el apartado de agradecimientos: soy un poco como Mallory; todos somos un trocito de ella en el fondo.

Porque al final, todos queremos que nos quieran y nos hagan sentirnos real.

La verdad es que me encanta la autora, pero me esperaba más de esta novela. En cuanto al final, decir que es de los finales más justos que he leído.

Reseña #92: La Bruja Negra - Laurie Forest

*Gracias a Roca Editorial por el ejemplar
Carnissa Gardner, la última Bruja Negra, rechazó a las fuerzas enemigas y salvó a su pueblo durante la Guerra del Reino. Fue una de las más grandes magas Gardnerianas. Elloren Gardner, de 17 años, es la viva imagen de su famosa abuela, ahora ya muerta, aunque no tiene poderes mágicos, y eso no es bueno en una sociedad que premia las habilidades mágicas por encima de las demás. 

Después de la muerte de sus padres, Elloren y sus hermanos son criados por su tío en una aldea en el bosque. Elloren quiere ir a la Universidad Verpax para convertirse en boticaria, pero su intrigante tía política quiere que se case con Lukas Gray, un poderoso mago y aliado político de su tía. Elloren rechaza la propuesta de Lukas, y descubre que la influencia de su tía se extiende y hace que su vida en la universidad pueda estar llena de peligros. 

En la Universidad, Elloren conoce a todo tipo de criaturas diferentes, Icarals con alas, cambiaformas, Elfos y Selkies,y se acabará enamorando de Yvan, cuyo origen Keltish no puede encajar con una Gardneriana como ella. Elloren aprende a cuestionar la autoridad y la historia Gardneriana, mientras desarrolla una empatía real para con diferentes compañeros, haciéndose amiga de los más parias y outsiders, únicos dignos de confianza, mientras se empieza a cuestionar todo lo que sabe y creía saber sobre la historia y la cultura de Garnderia, percatándose de que existe una buena razón para la creciente oposición al nuevo gobierno de su país y para empezar a cuestionarse también aquello que creía amar y odiar.


Al igual que empecé en la reseña anterior dando gracias a Roca Editorial, lo vuelvo a repetir, porque como ya dije, me enviaron esta novela y El libro de las puertas, así que no puedo estar más contenta por ello, porque aceptaron con mis gustos literarios al 100%.

Al parecer, La bruja negra generó bastante controversia cuando la autora publicó la novela en su país. El caso es que no termino de entenderlo. Sí que es verdad que hay partes que responden al concepto actual de racismo. Sí, la novela se compone por magos, elfos, cambiaformas, ícaros, lupinos, selkies y una gran cantidad de mestizos, donde todos ellos apenas respetan el limite territorial entre sus países. Hay parajes en los que incluso son los propios personajes los que están encarnizados de puro odio y los que lo incitan a su vez, pero hay que ver también el contexto, ya que las distintas razas están constantemente en una guerra terrenal.

Es un mundo donde o dominas o eres dominado. Es así, y yo creo que no hay que darle más vueltas al asunto. Es cruel, punto. Esa es parte de la esencia de la novela, que tiene chispas oscuras entre medias. Es su encanto natural.

En este sentido de la trama, me ha encantado el hecho de que parezca tan realista. Porque cuando el mundo está en guerra es cruel y la protagonista de esta historia, incluso son su linaje, que es lo más parecido a la realeza de Gardneria, no se libra de esta crueldad.

Elloren Gardner vive apaciblemente con su tío Edwin en Halfix, cuidando de los animales y haciendo violines artesanales. Esto último es un arte reservado solo para los hombres, pero debido a la gran habilidad extraordinaria que tiene Elloren, lo practica a escondidas, sin que nadie más, a parte de su tío, lo sepa.

Ella tiene diecisiete años y todavía no está comprometida. Algo escandaloso para su tía Vyvian, ya que las jovencitas suelen comprometerse a la temprana edad de los trece años. Elloren no quiere hacerlo, y de hecho, le prometió a su tío que no lo haría el mismo día que se va de camino a la Universidad de Verpax, en Verpacia. La acompaña su tía y Elloren se siente extasiada, porque ve que su sueño de convertirse en boticaria como su difunta madre puede convertirse en realidad.

Sinceramente, odié al extremo que me compararan esta novela con la aclamada saga de Harry Potter. No sabéis cuánto. El único parecido, si acaso, es el entorno escolar en el que se desenvuelve la protagonista en la Universidad, pero no más.

Y hablando de cosas odiosas, desde el primer momento que apareció en escena odié a Fallon Bane. Se cree que será ella la próxima Bruja Negra, la que derrotará al ícaro de la profecía. Su magia es de nivel cinco, de los niveles de magia más altos que existen, y claro está, se jacta de ello como una reina. La verdad es que tiene motivos para ello. Y que la gente lo crea le hace hervir la sangre a Vyvian, quien considera que el título de su madre debe quedarse en su familia. Sobre todo por Elloren, quien es la viva imagen de su abuela. Es por su impresionante parecido que desde el principio, debe sufrir maltratos de quienes no son de su pueblo y fuertes prejuicios. 

Su llegada a la universidad no es de ensueño, y sinceramente, que una protagonista sepa valerse en un mundo como el suyo, sin ningún poder aparente, es un logro. Yo he sufrido leyendo el maltrato que recibe desde que ingresa en la universidad: la insistencia de su tía porque Elloren se comprometa con Lukas Grey, un impresionante mago de nivel cinco; el miedo de los uriscos le profesan por ser de la familia que es; el odio que percibe de los celtas y el recelo de algunos profesores. Todo el mundo está en su contra, excepto sus hermanos y su inesperado aliado, Lukas. Si que es verdad que según va valiéndose como persona, comienza a percibir amistades de lo más variopintas.

Pero lo importante es lo que hace sentir esta novela al lector: es una novela de superación, con una protagonista que intenta romper los prejuicios que tiene la gente sobre ella. Y si sumamos el contexto belicoso de la novela, tenemos entre manos algo impresionante.

Pese a sus 600 páginas, no me ha parecido una lectura pesada en absoluto. De hecho, casi puede leerse por sí sola (he tardado seis días en leerme la novela, juzgad vosotros mismos). La novela está narrada en primera persona, por lo que obviamente, sentimos todo lo que percibe Elloren, de ahí que dijera antes lo realista que me parecía empatizar con ella y con la situación que le ha tocado vivir. El libro está dividido en tres partes, con muchísimos capítulos. No sabría deciros cuantos.

La pena es que pensaba que era tomo único. Si que es verdad que he percibido el olor a guerra durante toda la lectura, una guerra inminente que se venía fraguando desde casi el principio. Pero conforme iba llegando a las últimas páginas iba pensando “esto se va a terminar y ni siquiera han estallado los gritos de guerra”. Y efectivamente, porque tiene continuación. Una segunda parte que espero, por favor, no tarde demasiado en traducirse.

Y, por supuesto, no podía faltar un romance. O más bien, diría yo, atracción. Exquisito.

Una novela donde la magia pompea, aparecen dragones, faes y muchos más seres mágicos. La protagonista deberá darse cuenta las mentiras que prodiga su pueblo, y saber diferenciar lo que está moralmente bien de lo que está mal.

Espero con muchas ansias el siguiente libro. No sabéis cuánto.

**Por ultimo, os dejo la imagen y la url desde donde podéis acceder al tweet para participar en el sorteo de un ejemplar en papel de La bruja Negra, ¡SORPRESA!, en esta entrada es donde tendréis que decirme qué es lo que os llama la atención de la novela, así qué...¡No os despistéis!**


URL TWEET: https://twitter.com/Naya_Donate/status/1120730782195122176

Reseña #91: El libro de las puertas - Manlio Castagna

*Gracias a Roca Editorial por el ejemplar
Cuando llega a la lúgubre propiedad de sus tíos en las montañas, donde se encargan de criar border collies, Frida se verá atrapada en un mundo de dolor: acaba de perder a sus padres. 

Petrademone parece ser el sitio ideal para una nueva vida. Pero muy pronto descubrirá que en su nuevo hogar suceden cosas extrañas y misteriosas: los perros del pueblo comienzan a desaparecer sin dejar ningún rastro, como si hubiesen sido devorados por un abismo. Frida descubre que hay algo escondido debajo de un misterioso roble del jardín, del que se siente atraída constantemente por una extraña voz. Su tía, en cama ya que padece una extraña enfermedad, le revela a Frida un terrible secreto familiar: Frida, al igual que su madre, es una guardiana de la puerta. Pero ¿a dónde llevan esas puertas? 

Nada ni nadie es lo que parece, los poderes están a punto de ser revelados y los mundos paralelos a punto de colisionar.


Estoy muy emocionada por dos motivos:

1. Porque Roca Editorial ha decidido confiar en mí y en mi blog para obsequiarme con La piedra del demonio y La Bruja Negra (libro del que próximamente encontraréis reseña en el blog). Ya les he dado bastantes veces las gracias a la editorial por su confianza, pero les vuelvo a profesar mi profunda gratitud.
2. Porque al final del post os voy a traer una sorpresa para vosotros, así que estad bien atentos, porque ¡es algo que no hacía desde hace tiempo!


Bueno, tras el júbilo del paréntesis que acabo de hacer, os voy a hablar de Petrademone y de toda la historia que se hila alrededor de esta finca rodeada de innumerables (y adorables) border collies.

Digamos que no me esperaba para nada esta lectura. De hecho, si la hubiera descubierto por mi cuenta quizá la hubiera pasado por alto. O quizá no, no se sabe, el caso es que me alegro de haber conocido la prosa de Manlio Castagna, tan ligera y llena de expresiones muy clarificadoras de la narración. Aunque la novela va dirigida a un público juvenil, yo creo que cualquier persona hambrienta de un buen misterio y de aventuras podría disfrutar de la lectura. De hecho, la lectura tan llevadera de la historia, con su trama bien estructurada, es lo que me hizo devorar la novela en apenas una semana. Sí, lo digo en serio. Es una de las razones por las que me enganché y continué. Incluso me sorprendí a mí misma, y los que hayáis leído la novela a estas alturas, estaréis conmigo con que el autor tiene algo de hechizante que te lleva a seguir casi sin despegar el libro de la nariz.

La novela comienza de una forma algo inquietante de primeras: Frida, una joven que acaba de perder a sus padres y que se va a vivir con sus tíos, Barnaba y Cat, a su casa de las montañas. Es una chica decaída, algo distante y que, al principio, tiene tantas heridas acumuladas en su pecho que su coraza es aparentemente infranqueable. Su tío vivía con varios Border Collies… hasta hace unos días, cuando desaparecieron todos de repente, sin ser vistos ni oídos, a excepción de los más viejitos de la manada. Un suceso bastante extraño que con el tiempo, se ha ido extendiendo a los alrededores.

Los gemelos Tommaso y Gerico Oberdan son de lo más escépticos respecto al tema, pero cuando su adorable perrito Jack Russell desaparece en mitad de la noche, comienzan a encajar las piezas del puzzle. ¿Por qué? Pues por un inquietante suceso que tuvieron la ocasión de experimentar días antes. El pequeño Pipirit ya no se encuentra con ellos, y la llegada de Frida al pueblo, con esos sucesos raros que ella también ha experimentado desde su llegada a la villa de su tío, estos insaciables aventureros, seguidores acérrimos de Indiana Jones, llegarán a su vida como los primeros amigos con quienes entabla amistad tras el suceso trágico de sus padres.

Cosas extrañas irán ocurriendo, que mezcla Border Collies, unos secretos familiares, un viejo exteniente y un mundo paralelo de lo más inquietante.

Sobre todo, la tensión se siente latente a lo largo de la lectura; esa sensación de saber qué es lo que está pasando con todos los perros y de porqué se esfuman de la noche a la mañana como si nunca hubieran estado en las vidas de sus dueños.

Frida tiene muy presente que algo se está gestando, y no es hasta que los protagonistas conocen a Miriam que todo se pondrá de cabeza.

La piedra del demonio es una lectura trepidante, fresca, una mezcla de tensión narrativa, misterio y aventuras que conducirá a algo grande. Sí, es un libro introductorio hacia una aventura carismática e inolvidable, con seres de otro mundo acechando el suyo propio.

El mal viene y yo solo puedo decir ¡Wahnsinn! Fijaos lo que os digo que estoy hasta por comprarme el libro en italiano para continuar la historia, aunque no sepa el idioma. Solo espero que la editorial no tarde demasiado en traerlo a España. ¡Me muero de ganas de continuar la historia! Para los que me conocéis, ya sabéis que yo las esperas las sufro muchísimo.

Otra de las cosas de las que me ha enamorado el libro ha sido, entre otras, que la editorial decidiera mantener la portada original, muy ilustrativa por cierto, de lo que el lector se va a encontrar en el interior de esta novela; Y del amor que profesan los personajes a la raza canina. Si eres de los que entienden el profundo amor que se le puede llegar a profesar a un animal, entenderás y sentirás empatía por los animales de esta historia, por todo lo que arriesgan por sus dueños y el sacrificio que están dispuestos a hacer, en general. Enternecedor.

Y bueno, para finalizar la reseña haré un anuncio: en unos días publicaré en twitter las bases del sorteo para ganar un ejemplar en físico de La piedra del demonio. Y cuando publique la reseña de La Bruja Negra… ¡Habrá otro sorteo! Así que si te ha gustado la impresión de la novela, te animo a participar en el sorteo.

**Por ultimo, os dejo la imagen y la url desde donde podéis acceder al tweet para participar en el sorteo de un ejemplar en papel de La piedra del demonio¡SORPRESA!en esta entrada es donde tendréis que decirme qué es lo que os llama la atención de la novela, así qué...¡No os despistéis!**


URL TWEET: https://twitter.com/Naya_Donate/status/1120732585234173955