Reseña #61: Dulce Navidad ¿o no? - Azahara Vega

14:21 1 Comments


Marie tiene treinta y seis años, un trabajo de media jornada que odia, vive con su mejor amigo y sueña con que un día toda su vida dará un giro para mejor. Lo que no se espera es que ese cambio tendrá nombre de hombre y sea el "enemigo número uno" de su amigo.
¿Qué puede hacer? ¿Odiar a ese pedazo de hombre? ¿Dejarse llevar por el deseo?
Duncan MacPherson tiene una misión: convencer a su hermanastro que asista a la cena de Navidad de su familia. Creía que iba a ser una misión sencilla... hasta que se encontró cara a cara con una mujer exasperante, irritante y con un cuerpo que lo vuelve loco pese a que el pijama que lleva es horroroso.
Los dos vivirán la mayor aventura de sus vidas. Risas, lágrimas, deseo... y una pizquita de ilusión y esperanza navideña serán el cóctel perfecto de esta novela única y especial.
¿Te atreves a descubrir la magia de la Navidad?


Desde que supe que Azahara iba a publicar nueva novela, quise leerla. En ese momento no supe de que iba, aunque solo con ver el título me pude hacer a la idea.


La autora comenzó subiéndola al grupo de Las Chulísimas de Azahara Vega, registrando los capítulos que iba subiendo. Yo soy una impaciente y me gusta leerlo en mi ereader. De hecho, me lo quería comprar en físico, porque aún no tengo ningún libro de ella en mi estantería, pero ella fue más rápida y me lo regaló en digital. Asi que antes de empezar con la reseña, le mando miles de corazones por tenerme siempre en cuenta.

En segundo lugar, me gustaría disculparme porque desde que empecé la universidad, no he actualizado absolutamente nada en el blog, aunque eso no quita que no haya estado leyendo todo este tiempo. Tengo bastantes reseñas guardadas en mi ordenador que iré subiendo poco a poco, para ver un poco mas animado el blog.

Y…¡Comencemos!

Marie es la mujer más loca que he podido conocer en mi larga trayectoria literaria con diferencia; una amante de la saga de Harry Potter, desempleada después de mandar a su jefa a la mierda, que junto a su amigo Stephen, planean pasar la navidad juntos.

Recalco: él es homosexual, así que no os hagáis ilusiones, porque él no es el protagonista de esta historia. Él es un escritor de novela rosa que pierde el control en cuanto ve a través de la pantalla del telefonillo del piso que comparte con Marie a su hermanastro: Duncan, el hombre que le arruinó su adolescencia.

Y sí, Duncan es el prota masculino. Es un abogado, con una vida aburrida y un hermanastro rencoroso, odioso y egoísta que nunca quiere regresar a la mansión para ver a su madre. Cuando Marie se hace paso en su vida, ametrallándole con su explosiva personalidad, y en un principio defendiendo al que considera su hermano sin ser su sangre. Le defiende con tanto fervor que terminan los dos, Marie y Duncan, encerrados en un calabozo toooda la noche, continuando allí con su discusión, mientras Stephen ignora donde han ido a parar -porque se ha escondido previamente de Duncan para no tener que enfrentarse a él-. 

Y durante aproximadamente el primer cuarto del libro, Marie está en pijama y pantuflas.
Duncan tiene sus propios motivos para convencer al idiota de Stephen para que vuelva con él a la casa familiar. Sino, no hubiera tenido razones para ir a su casa. Aunque si no hubiese ido, jamás en la vida hubiese conocido a la que más adelante sería su Marie.

La mayor parte de la novela se desarrolla entre el día de Navidad y los días previos. Un concepto del tiempo que me ha encantado, porque la autora ha dado con pelos y señales detalles, pensamientos, descripciones… puntos de vista desde diferentes personajes, ¡incluso del taxista! Utiliza la tercera persona para narrarlo todo e incluso a veces el narrador nos mete en escena lanzándonos preguntas, haciéndonos participes de la historia y haciéndonos reflexionar.

Todo es un dramón. De hecho, Stephen es un drama queen y con ganas. Yo a veces pensaba que Stephen exageraba demasiado las cosas, sobre todo después de cierto acontecimiento y que trastocó a Marie -obviamente, no voy a deciros nada, porque sería un spoilerazo de la ostia-.

Algo que no comparto con la concepción del romance de esta historia es que en tan poco tiempo no puede nacer un romance tan arrollador y verdadero como el que sucede con Duncan y Marie. Yo no lo concibo. Me parece irreal. Quizá porque nunca me ha llegado a pasar realmente. Hablando con mi pareja sobre esto, él me dijo: ¿Y por qué no? Bueno… supongo que dependerá de cada persona, pero a mi no me parece creíble, quizá a otros lectores más risueños sí.

Hablando de otros personajes que se han quedado como una espinita son la abuela de Marie, el origen de la personalidad de la protagonista. Una mujer que pese a su edad es bastante abierta a sugerencias (si si, como lo leéis, un espectáculo de mujer) que abochorna en muchas ocasiones a su nieta preferida; la hermana de la protagonista, un horror de persona y de la que he llegado a pensar que es un verdadero monstruo -lo que pueden llegar a hacer los celos oye-. No llego a entender su personalidad, pero seguro que existirán pobres almas que tengan que soportar actualmente personas tan tóxicas como ella. Yo entiendo que te pueda llegar a molestar un hermano/a, porque sinceramente, los que tenemos hermanos en alguna ocasión nos ha dado ganas de estrangularlo/a, pero este estereotipo de pariente me enferma y me han entrado ganas de estrangularla yo misma por ser tan cruel.

También aparecen los sobrinos de Duncan, unos peques bastante revolucionados de apenas cinco añitos que vuelven loco a su tío. Ricos amorcitos.

Los demás personajes no me han impactado demasiado, así que los dejaré correr con libertad. Más que nada porque hay uno en concreto que si hablo de él desbarataría gran parte de la trama.

Y centrándonos en otra cosa… la autora hace referencia al mundo de Harry Potter, ambientando la novela entre Edimburgo y Londres; el andén 93/4, la tienda oficial… Marie es una gran fan de este mundo y constantemente se lo demuestra a Duncan, explicándonos peculiaridades –como el famoso trayecto en tren que por mi parte desconocía completamente, y que me han dado ganas de realizar algún día- sobre este peculiar mundillo.

Algo que también me ha hecho tilín es que parece que el bolsillo de Duncan. ¡Me ha dado una envidia! Eso sí, cuando quisiera ver lo que le queda en la cuenta bancaria habría temblado.

En suma, es una novela divertida, con personajes variopintos, algunos enfadados con el mundo, otros directamente con las situaciones que les ha tocado vivir. Perfecta para pasar unas tardes partiéndonos el culo. 


1 comentario:

  1. ¡Hola!

    Hace mucho que no leo una novela divertida, así que no me vendría nada mal, jajaja.

    Gracias por la reseña,
    Un saludo.

    ResponderEliminar

No te hagas de rogar, además, sé que lo estás deseando...¡Déjame un comentario! :D

Pd: La iniciativa "Seamos Seguidores" se encuentra en la barra lateral del blog, en una cajita corredera donde están todas las iniciativas en las que participo. No me dejeis comentarios que no estén relacionados con la entrada. De lo contrario serán eliminados.