Reseña #66: Di mi Nombre - J. Kenner

15:51 , 4 Comments


Erotismo sin límites, amor apasionado y unas gotas de misterio se mezclan en este cocktail irresistible y adictivo, escrito por una de las maestras indiscutibles del género.
Sylvia Brooks es una mujer emprendedora y en apariencia muy segura de sí misma que trabaja a las órdenes del magnate Damien Stark. Acostumbrada a moverse en un mundo de hombres poderosos, Sylvia recibe de su jefe un encargo que puede suponer su definitiva consagración profesional: la urbanización de una isla paradisíaca del Caribe llamada a convertirse en un complejo vacacional incomparable. 
Ella es consciente de que el éxito radicará en encontrar al arquitecto adecuado y de que no hay otro mejor que el viril e independiente Jackson Steele, el apuesto hombre con quien mantuvo una relación a la que ella puso fin cuando intuyó que los sentimientos que albergaba hacia él podían derribar todas sus barreras y sacar a la luz sus secretos más íntimos.
Pero ha llegado el momento del reencuentro. Y Sylvia teme tanto a una negativa airada de Jackson como a dejarse arrastrar hacia un abismo de placeres inconfesables que trastorne su vida para siempre. 
Apasiónate con el romance erótico más excitante del año y déjate seducir por el mundo lujoso y sensual de «El affaire Stark», la nueva trilogía de la autora bestseller de The New York Times, del USA Today y del Wall Street Journal: J. Kenner.


La verdad es que no sé como empezar (y ya de paso, donde meterme), porque Di mi nombre, al igual que El Cielo está envuelto en llamas, ha sido un bombazo de novela. La verdad es que me arrepiento de no haber empezado esta trilogía antes, cuando recibí de Edición Anticipada el desenlace en físico. Aunque bueno, no se puede forzar una lectura. Soy de las que piensan que a cada libro le llega su tiempo.

En esta primera parte de la trilogía The Affaire Stark, conocemos a Sylvia Brooks, ayudante del magnate Damien Stark, y a Jackson Stelee, un famosísimo arquitecto de infarto.

Sylvia es una mujer totalmente independiente, al que le han asignado dirigir el proyecto de su vida: urbanizar una isla entera. Además, carga consigo tantos traumas y secretos que por las noches la asaltan pesadillas. La raíz de ellos es un despreciable hombre obsesionado con su belleza e inocencia.

A diferencia de otras novelas eróticas, los protagonistas ya se conocían cinco años antes. Atlanta fue su punto de encuentro, y la verdad es que los días que vivieron juntos fueron los más felices de sus vidas. Pero algo tenía que pasar que sus caminos terminaron descarriados y sus corazones destrozados.

Sylvia tiene una coraza fuerte, pero no implacable. Jackson es su debilidad. Siempre lo ha sido desde que se conocieron, por eso cuando se da cuenta de que todo el proyecto puede ir al garete, no duda en enfrentarse a su pasado y acudir, aunque sea de rodillas, a pedirle al único hombre que sabe que da la talla que acepte el proyecto.

He leído algunas reseñas de esta novela antes de empezar a leerla (para saber si iba a gustarme o si, por el contrario, se me iba a hacer cuesta arriba) y me llamó la atención que algunas de ellas describieran al personaje de Jackson como plano, sin trayectoria ni evolución ¿Perdona? Jackson es un personaje tan redondo y bien formado como Sylvia.

Jackson está furioso a rabiar con Sylvia. Ella ha calado tan hondo en él que no ha podido olvidarse de ella en los años que llevan separados.

Me ha parecido un personaje muy dinámico, arrogante, aunque esto último apenas podamos verlo a través de los ojos de Syl. Es un hombre terco, pero muy sensible. Hay una escena del final que me ha fascinado hasta más no poder, pero no diré nada. Es tan maravillosa que estoy segura de que terminaré haciendo spoiler, así que es top secret.

En cuanto a la novela en general, el principio no me enganchó, y es una lástima, porque seguí leyendo los primeros capítulos guiada por la curiosidad de si realmente me estaba perdiendo algo bueno. Por suerte, la narración fue mejorando con el paso de las hojas y mi interés con él. La tensión sexual entre los protagonistas es innegable desde que se cruzan las miradas tras varios años separados. Y las escenas de sexo son tan variadas y variopintas que son imposible despegar el ojo. Están bien cargaditas de sensualidad y erotismo.

La novela está narrada desde el punto de vista de Sylvia, pero la autora no decepciona cuando decide meter el punto de vista de Jackson en el epílogo.

Algo que me llama la atención es que podría haber tenido un final perfecto, pero hay cabos a la deriva aunque no lo parezca. En sí, no estimula lo suficiente para seguir continuando con la trilogía, pero el simple hecho de saber que la historia entre Sylvia y Jackson continúa, es suficiente aliciente para hacerlo. Así que no os digo nada más.

¡Me lanzo de cabeza a En mis brazos!

4 comentarios:

  1. Hola!
    Esta lectura no la veo para mi, así que la dejo pasar.
    Besitos :)

    ResponderEliminar
  2. Hola!
    Me alegro de que te haya gustado^^
    Lo que dices de que en algunas reseñas dicen que el personaje no está bien formado demuestra que a veces no hay que hacer mucho caso a las opiniones ajenas ya que a nosotros nos puede parecer una cosa completamente distinta.
    Besos!!

    ResponderEliminar
  3. hola,
    pues de momento lo dejo pasar porque no es un libro que me llame especialmente.. pero quien sabe, quizas mas adelante me anime asi que me lo apunto en posibles
    Gracias por la reseña
    besotesssssss

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola, hola!

    No conocía este libro, así que investigaré un poco más para ver si me animo o lo dejo pasar ღ

    Gracias por la reseña,
    Mil besos.

    ResponderEliminar

No te hagas de rogar, además, sé que lo estás deseando...¡Déjame un comentario! :D

Pd: La iniciativa "Seamos Seguidores" se encuentra en la barra lateral del blog, en una cajita corredera donde están todas las iniciativas en las que participo. No me dejeis comentarios que no estén relacionados con la entrada. De lo contrario serán eliminados.