Reseña #69: Matar un Reino - Alexandra Christo


¿Recuerdas el dulce relato de La sirenita contado por Disney? No podría estar más equivocado… Romance gótico cargado de acción, Matar un reino es el debut juvenil de Alexandra Christo, perfecto para seguidores de Sarah J. Maas y su saga Trono de cristal. 
Con los corazones de diecisiete príncipes terrestres en su colección, la princesa sirena Lira ha ganado gran fama de nobleza letal. Hasta que un giro del destino la obliga a eliminar a uno de los suyos. 
Encolerizada por el crimen de su hija, la Reina de los Mares transforma a Lira en el ser más despreciable del que se tenga memoria: un humano. Humillada y solitaria, la única esperanza de Lira para recuperar su cuerpo y su honor es robar el corazón del príncipe Elian, gran cazador de sirenas, quien la ha encontrado a la deriva. ¿Podrá Lira seguir la vía del honor y la familia, o se interpondrá en su camino un nuevo sendero de esperanza, condena y amor?


Acabo de terminar de leer esta novela y solo tengo una palabra en la boca: espectacular. Hasta ahora, sabía que no había encontrado la novela a la que llamar mi libro favorito. Siempre he comentado cosas tipo la mejor novela del año o del verano, pero nunca he dicho, por lo menos por estos lares, que una novela se haya añadido a mi lista de favoritos que volvería a leer una y cientos de veces más. Alexandra Christo, con Matar un Reino, lo ha conseguido. Ha conseguido embaucarme con la trama, los feroces personajes que habitan en ella y la cruda y dolorosa realidad a la que tienen que enfrentarse entre sus páginas.

Todos conocemos la versión de Disney de La Sirenita. Pues bien, esta novela no se ajusta a ese canon definitivamente, más bien se asemeja al cuento clásico escrito por Hans Christian Andersen, y aun así, sigue distando mucho. Un retelling con un agradable sabor a mar y a sueños en apariencia inalcanzables.

En cuanto nos embarcamos en las primeras líneas de Matar un Reino, nos envuelve un ambiente pesado, plagado de peligro. La princesa Lira, próxima gobernante del reino marino de Keto y situado bajo el Mar Diávolo, comienza la narración de esta trepidante historia con una verdad horripilante: ayudando a su prima a obtener el primer corazón de un hombre. Y es que las sirenas no son seres que viven pacíficamente con los humanos; son monstruos que arrancan los corazones de los hombres una única vez al año y durante el mes de su nacimiento. Y como regla, no pueden adelantarse ni un día a que ese mes llegue.

Las sirenas son crueles, implacables cazadoras como Lira que, para satisfacer los propios deseos de la Reina del Mar, su madre, asesina sin pizca de remordimientos. Y que, de hecho, se ha ganado el apodo de La Perdición de los Príncipes.

En un mundo rebosante de mitos y leyendas, Elian es el príncipe de Midas. Pero él es más que eso: es un pirata que busca la paz para los suyos, un cazador de sirenas. Seres irracionales que asesina sin tener que empuñar su espada, pues antes de poder hacerlo, se disuelven en espuma de mar.

La narración se alterna en primera persona entre estos dos personajes principales: una sirena, que espira a ser más que la hija de su nefasta madre y cuya lengua viperina podría matar por el veneno que suelta a través de ella; con un carácter desafiante, cuyas llamas arden con furia en sus ojos, a pesar de tenerlos azules como el océano.

Y un joven de la realeza que intenta rehuir de ella cada vez que navega con su tripulación a través del ancho mar. Un mar compuesto por más de cien reinos cuyos gobernantes tienen una leyenda que contar.

Matar un Reino se desenvuelve en aventuras, misterio, sirenas asesinas, soberanos y una pizca de amor que no la encontramos hasta bien entrada la narración (y que no es eje de la historia, hay muchos más propósitos. El amor surge como un efecto colateral, ni más ni menos, y no diré nada más).

Quizás me ha encantado tanto esta novela por mi fascinación a las leyendas de las sirenas desde que era pequeña y a las nereidas, quienes también aparecen, y que de alguna manera mi propio nombre va impreso en ellas.

Algo que he agradecido es la cantidad de capítulos que tiene, haciendo la narración mucho más amena. El ambiente que genera Christo es de suma expectación de saber qué pasará en la siguiente línea; de vividas descripciones en las que convergen belleza y crueldad; de creencias y prejuicios que hay que romper; y sueños y deseos anhelantes.

Esta novela es una lectura perfecta para este verano, y todas las estaciones venideras. La magia bulle a través de ella, cuya raíz se encuentra en la diosa Keto y en una guerra ancestral que aún se sigue librando siglos más tarde. Matar un Reino es una novela adictiva y que no he podido parar leer desde la primera línea. Embaucadora. Pero soy una soñadora, y como tal, el final me ha dejado anhelante. Quería saber mucho más a pesar de que el final es bastante cerrado, pero aun así, el gusto que me deja en la boca es triunfal. Definitivamente volveré a leer esta historia varias veces más.

Una historia de soñadores para soñadores.


3 comentarios:

  1. Hola!
    Este libro lo veo mucho por los blogs y no me termina de convencer.
    Gracias por la reseña.
    Besitos :)

    ResponderEliminar
  2. He leído otras historias de sirenas, pero centrándose en el amor principalmente, está parece una historia diferente, por lo que comentas.

    Un saludo desde el blog Vividivavadivu (http://vividivavadivu.blogspot.com/?m=1), nos leemos!

    ResponderEliminar
  3. Hola! la verdad por lo que dices pinta muy bueno. Ya había escuchado sobre este libro y me había llamado la atención. Espero tener pronto la oportunidad de leerlo. Muy buena reseña. Saludos

    ResponderEliminar

No te hagas de rogar, además, sé que lo estás deseando...¡Déjame un comentario! :D

Pd: La iniciativa "Seamos Seguidores" se encuentra en la barra lateral del blog, en una cajita corredera donde están todas las iniciativas en las que participo. No me dejeis comentarios que no estén relacionados con la entrada. De lo contrario serán eliminados.