viernes, 19 de octubre de 2018

Reseña #79: Yo estuve aquí - Gayle Forman


Cody creía saberlo todo acerca de su mejor amiga. 
Pero algunos secretos son profundos como océanos. 
Y nos arrastran con ellos. 

El suicidio de Meg ha dejado a Cody devastada. Meg era la chica que todas querrían ser: admirada, inteligente, brillante, con una personalidad arrolladora… ¿Qué la ha llevado a poner fin a su vida, y de forma tan meticulosa, tan planificada? ¿Cómo es posible que Cody haya pasado por alto las señales de que algo así pudiera suceder, si ambas lo compartían todo? 
Cody necesita entender, conocer, reescribir su amistad. Eso es lo que intenta cuando se desplaza a la universidad de Tacoma a recoger las cosas de Meg. Un viaje que pondrá en entredicho todo cuando creía saber sobre su amiga. Un camino que la enfrentará a cuestiones difíciles de sobrellevar… y que la llevará al límite de sí misma.


Yo estuve aquí de Gayle Forman es una novela tremendamente delicada, tanto por el tema que trata como por su narración sencilla. También es una novela compleja debido a los sentimientos que explotan inesperadamente en la vida de los protagonistas.

La narración comienza en primera persona por Cody Reynolds, una chica de apenas dieciocho años que tiene que vivir el peor trago de su vida: perder a su mejor amiga, Meg García. Tiene que sobrevivir a las miradas de pena y con el sentimiento de que de alguna manera ha fallado a Meg.

Ella era un alma libre, la chica con la que todo el mundo quería juntarse y con la que Cody sentía una gran complicidad desde que se conocieron en el jardín de infantes.  También era una chica algo rara, de gustos extravagantes que la convertían en una persona peculiar. Su muerte tampoco fue nada convencional: un suicidio bien planificado.

El caso es que Cody, quien es todo lo contrario a lo que solía ser Meg, no tiene muy claro porqué hizo lo que hizo y las incógnitas llenan su vida hasta que los García, la familia que prácticamente la ha criado, le piden que vaya a la residencia de la universidad de Cascades donde estudiaba su hija a por las cosas de Meg.

Allí conocerá a varias personas, pero la principal de todas ellas es Ben McCallister, un guitarrista con el que Meg tuvo primero una amistad y después un rollo. No sé bien cómo describir a este personaje. Quizás algo hosco y malhumorado al principio. Después algo más sosegado y preocupado tras conocer a Cody.

Cody y Ben no se conocen en las mejores condiciones, eso está claro. Y no es que él la convenga mucho, por lo que la distancia que les separa debería ser suficiente. Pero lo que siempre les termina uniendo es Meg y las razones que la llevaron a terminar con su propia vida, entre otras.

Ambos personajes me han parecido bastante verosímiles y humanos, aunque quizá más Cody por ser la que narra la historia. Me hubiera gustado algunos capítulos dedicados a cómo se sentía Ben, pues hubieran dado más riqueza a la narración de la que ya de por sí es imposible despegarse hasta el punto final. También algo más de profundidad respecto a McCallister, pero tal y como aparece es más que suficiente para disfrutar de este personaje.

Algo que me ha enganchado de esta novela es la forma que tiene la autora de narrar el dolor y el sufrimiento de los protagonistas y la agónica conexión que existe entre ellos. No es un romance al uso. De hecho Cody reniega de los sentimientos que siente por el chico de ojos azul eléctrico y lucha contra ellos a contracorriente, constantemente. Es por esto mismo que me hubiera gustado alguna situación narrada por Ben. ¿Cuándo fue el momento exacto en el que se enamoró de esa chica resuelta a saber los entresijos de la muerte de su amiga? Ben, para mí, es totalmente un misterio en ciertos aspectos y quizás para Cody al principio. Son como dos imanes unidos por un mismo nexo.

Con esta novela he sentido mucho, mucho más de lo que me esperaba. Y me he sorprendido enganchándome a la sencilla pero atrayente pluma de Gayle Forman. Sus palabras tienen algo que te mantiene enganchada hasta el final. Me pasó hace tiempo con Si decido quedarme y espero poder seguir disfrutando de los libros de esta autora.

Además, el título de la novela tiene un significado profundo que me ha dejado bastante impactada y una agradable sensación al terminar la novela.

Por el momento, Gayle Forman se ha convertido en mi escritora favorita y ésta novela en la más especial de mi biblioteca.

6 comentarios:

  1. Hola!
    Este libro lo apunté cuando salió y lo he ido dejando, dejando y me había olvidado de él. Ahora lo vuelvo a recordar.
    Besitos :)

    ResponderEliminar
  2. Esta autora a mi me conquistó en SI DECIDO QUEDARME, ahora bien, creo que este es un tanto más maduro en cuanto a los personajes, el tema del suicidio y la muerte se vuelve a tocar y quiero probarla.
    Un bes💕
    cdc

    ResponderEliminar
  3. Hola :D me gusto mucho tu reseña. Tengo este libro apuntado en mi lista de pendientes y espero muy pronto hacerme a con el. Besos :*

    ResponderEliminar
  4. Omg no sabía de la existencia de este libro!, la autora me gusta como escribe, me ha gustado tu reseña y me lo llevo anotado.

    Saludos desde Dreams in Bookland <3

    ResponderEliminar
  5. Holaaa
    No creo que sea un libro para mí, así que lo dejo pasar, pero gracias por la reseña y el descubrimiento, ya que no sabía de la existencia del libro
    Un besito!

    ResponderEliminar
  6. Hola, gracias por sacarme del error pues pensé que este libro formaba parte de otros libros que fueron muy famosos de la autora, se me acaba de ir el nombre, lo siento.
    Pero me gusta lo que comentas de como maneja la trama. Gracias por la recomendación ;)

    ResponderEliminar

No te hagas de rogar, además, sé que lo estás deseando...¡Déjame un comentario! :D

Pd: No me dejeis comentarios que no estén relacionados con la entrada. De lo contrario serán eliminados.