Reseña #80: Fangfang - Paloma Robles

14:24 4 Comments

*Gracias a Babelio por el ejemplar
Nana emigró de China hace veinticinco años. Vive en Madrid con sus nietos y su hija Fangfang en un oscuro sótano lleno de cucarachas. A Fangfang le sucedió algo trágico hace tiempo, y ese suceso encierra la clave de la situación en la que se encuentra ahora la familia. En un relato que transita entre el pasado y el presente, los detalles y las circunstancias de ese suceso determinante se van revelando, y en ese proceso de descubrimiento, Nana deberá enfrentarse a su pasado y hacer frente a sus errores y sus fracasos. A su vez, y acompañándola en este fascinante tránsito de autoevaluación, el lector podrá adentrarse con Nana en los rincones más sombríos y desconocidos de la inmigración China en España, y experimentar con ella un viaje de una asombrosa y desgarradora humanidad.


Lo que me llamó la atención de esta novela y lo que me hizo postular en esta segunda colaboración con Babelio, aunque parezca raro viniendo precisamente de mí, fue el contexto en el que se desarrolla la novela. La historia de una familia china que, huyendo de las penurias de su propio país, buscan mejores condiciones y calidad de vida.

El argumento gira en torno a lo que le pasó a Fangfang cuando era joven, algo que no se revela hasta casi al final, dejándonos en vilo, viviendo junto a la hija de Nana las dificultades de adaptarse a un país tan extraño como lo es España.

Fangfang comienza desde el punto de vista de Nana, una madre que trata de sobrevivir al umbral de pobreza en el que se encuentra ella, su hija Fangfang y sus dos nietos. Antes no era así. No vivían en un sótano plagado de cadáveres de cucarachas. Y, por supuesto, su hija no tenía la discapacidad mental y verbal de la que goza desde que tuvo el suceso que marcó a toda su familia de por vida.

Ella, junto a su marido A'Lei, regentaba una tienda de comestibles en el centro de Madrid. Trabajaba duro para poder dar a sus hijas un futuro provechoso. Pero cuando llegó Fangfang a España, su hija mayor, fue cuando comenzaron las verdaderas complicaciones.  La empatía que sentí por este personaje fue enorme. Lo primero a lo que te enfrentas cuando llegas a un país extranjero es la lengua, y Fangfang tiene (o mejor dicho, tenía) grandes dificultades para expresarse y entablar amistades.

Pero ahí no acaba la cosa. Los problemas se van amontonando lentamente para Fangfang, como una pirámide de arena, quien echa de menos su tierra natal. Y es quizás esta inaptitud la causa de todos los males que vienen detrás.

Eso era antes, ya lo he dicho. Fangfang se encuentra a caballo entre el pasado y el presente; el pasado, desde el punto de vista de Fangfang y Guowen; y el presente, con Nana como protagonista.

La autora siempre usa la tercera persona en la narración, con una increíble habilidad de contar con la que no puedes despegar el ojo. Pocas veces me ha pasado, que me haya gustado una novela en su mayoría contada como ocurre en los relatos, o que salte entre las escenas como si estuviéramos viendo una secuencia de imágenes en movimiento.

Tengo mucho que decir con respecto a los personajes, tan realistas y humanos. Es imposible no compadecerte de ellos y de la situación que les ha tocado vivir tanto antes como después del suceso. Nos puede pasar a cualquiera de nosotros, un giro inesperado de la vida que nos obligue a cambiar de rumbo a un camino que ni siquiera habíamos sopesado.

Empezando por Nana, ella es una mujer tosca, poco hogareña y, quizá, algo desentendida de sus hijas antes del suceso. Centrada en la prosperidad de su vida en Madrid, deja de lado a Fangfang para que se adapte a la cultura española por su cuenta e interesándose con ella sólo cuando tiene exámenes o cuando ha suspendido toda una evaluación.

Después del acontecimiento, la irreparable distancia con su hija Yan, la menor, la hace reflexionar sobre su propia relación antes y después con Fangfang, con su marido A´Lei y, en general, con su propio carácter y su nueva forma de sacar como sea a su hija y a sus nietos adelante, haciendo lo que sea por ellos.

De Fangfang sólo podría hablar de ella sobre cómo es antes del suceso, pues ya no es la que era. La frustración que siente al verse en un nuevo país se suma a la añoranza de la vida que llevaba junto a su abuela en China y a la indiferencia que percibe hacia ella por parte de todos los miembros de su familia. Se siente una extraña y enormemente sola. Día tras día, se ve fracasar en todo lo que su hermana Yan hace bien: hacer amigos, hablar bien el idioma, ser una persona, en general, extrovertida.

Aquí entra en juego Guowen, un buen amigo que se convierte en un abrir y cerrar de ojos en algo más que eso. Aparece para aliviar un poco la soledad que siente Fangfang incluso estando arropada por el manto familiar. Es un chico con un pasado marcado y que, por causas de la vida misma, también se ve arrastrado a vivir su vida en España junto a su madre.

Ya os he hablado un poco de Yan entre líneas, pero sólo me queda decir de ella la profunda aversión que trata por disimular y que siente hacia su propia hermana antes del suceso. Después la cosa cambia algo. No entiende ciertas decisiones que realizó su madre en nombre de Fangfang, y cuya cosecha son los hijos de su hermana, Baobao y Ting.

Como podéis ver, hay mucho de lo que reflexionar. La decisión final, que a la vez, surge en las primeras páginas de la novelas, está relacionada con la muerte de A´Lei. Como la novela versa entre el pasado y el presente, no sabemos lo que piensa hacer Nana con las cenizas de su esposo hasta que recibe una noticia de su hermano, en el último capítulo de la novela, que la hace reaccionar y tirar por la borda todas las vivencias y sacrificios que ha hecho durante toda su vida.

La volvería a leer, sin ninguna duda, sólo por el regusto agridulce, tirando a dulzón, que me ha dejado la novela al terminarla. Una historia dura de emigración que acaba de la forma más dramática. En el caso de Fangfang, comienza desde el final y va en retrospectiva, alternando puntos de vista para llegar a entender el porqué de algunas acciones.

Ésta es la historia que todo ser humano debería de leer. Una historia de sueños rotos y un futuro hecho pedazos.

4 comentarios:

  1. Hola!
    No conocía este libro y no pinta nada mal, me lo apunto para más adelante.
    Gracias por la reseña.
    Besitos :)

    ResponderEliminar
  2. ¡Hello! No me ha llamado mucho la atención la trama, me alegro de que tú si la hayas disfrutado.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Hola gracias por la reseña la historia suena bien así que me lo apunto. Saludos.

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola! Yo también conseguí el ejemplar gracias a Babelio y coincido totalmente con tu opinión. El libro no me pudo gustar más, pero qué poso agridulce deja... Muy recomendable, una de esas historias en las que sigues pensando tiempo después.

    ResponderEliminar

No te hagas de rogar, además, sé que lo estás deseando...¡Déjame un comentario! :D

Pd: La iniciativa "Seamos Seguidores" se encuentra en la barra lateral del blog, en una cajita corredera donde están todas las iniciativas en las que participo. No me dejeis comentarios que no estén relacionados con la entrada. De lo contrario serán eliminados.