Reseña #68: Bajo mi Piel - J. Kenner


Bajo mi piel es el esperado desenlace de la trilogía de romance erótico más ardiente del momento: «El affaire Stark». 
 «Intensa... y de una sexualidad abrumadora». RT Book Reviews 
El final de la trilogía más excitante del año. Bajo mi piel demuestra que pocas autoras son capaces de crear unos personajes tan atrayentes, complejos y excitantes como J. Kenner, la autora que cuenta con millones de lectoras en todo el mundo. 
Sombrías amenazas se ciernen sobre la felicidad de Jackson y Sylvia. Una falsa acusación contra el atractivo arquitecto puede acabar con el futuro lleno de deseo y amor que empezaban a construir después de que ambos hubieran vencido sus temores más profundos. Y eso no es todo: el proyecto que los unió de nuevo, el complejo vacacional que debía construirse en una paradisíaca isla del Caribe, también pasa por momentos muy difíciles. 
Pero es precisamente en estos momentos cuando el amor tiene que mostrar su fuerza y valentía para vencer a los enemigos que lo acosan. Sylvia y Jackson no pueden dejar que el odio y las mentiras sofoquen su pasión y se entregan a ella sin pudores, remordimientos ni barreras, atrapados por sus propios e incontrolables sentimientos. Sin saber si seguirán juntos para siempre o deberán enfrentarse a una injusta y cruel separación. 
Unas gotas de misterio, erotismo sin límites y amor apasionado se mezclan en este cocktail irresistible y adictivo, escrito por una de las maestras indiscutibles del género del romance erótico.


Estoy muy agradecida con Edición Anticipada, primero por enviarme Bajo mi Piel, y en segundo lugar, por haberme hecho llegar esta historia tan absorbente y excitante (aunque tuve que leerme previamente las dos primeras entregas antes de embarcarme en la aventura de esta novela, que representa el desenlace de  The Affaire Stark).


Esta entrega se caracteriza por estar preñada se misterio e incertidumbre, tanto para lo que le espera a Jackson tras el enorme revuelo que provocó la muerte de Reed en los medios de comunicación como para lo que les espera a Jackson y a Sylvia como pareja.

Bajo mi Piel está minado, y un paso en falso por parte de los protagonistas puede suponer enormes consecuencias tanto laboral como de forma personal. La lectura se hace amena a partir del último tercio del libro, donde comienzan a resolverse los enigmas y la acción es más rápida.

Otro aspecto que me ha sorprendido es la intensa espiral Sylvia-Jackson y las inseguridades que les rodean pese a que están locos de amor el uno por el otro. Como dije en la reseña anterior, Reed es un problemón para ambos, incluso tras su muerte sigue ejerciendo poder en sus vidas y haciéndoles un daño tremendo.


En general, resumiendo un poco la trilogía entera, Sylvia evoluciona de manera brutal, ofreciéndose al completo a Jackson, incluso sus más profundos secretos; Jackson es un hombre decidido en general, pero con Sylvia tiene que serlo aún más, por lo menos al principio. Según va pasando el tiempo entre los dos, su relación va evolucionando perfectamente, aunque haya trabas y el miedo les paralice. Es un hombre que no tiene miedo de guiarse por sus deseos, que suelen centrarse en Sylvia, desnuda y abierta para él, pero como profesional prestigioso de la arquitectura, tiene otros deseos como construir una casa para Sylvia y sus futuros hijos con vistas al mar.

Personalmente, admiro a Jackson, porque él representa todo a lo que yo aspiro: cumplir mis deseos.

Un aspecto que también me ha encantado en Bajo mi Piel es el personaje de la abogada Harriet Frederick, en que he visto reflejada a la propia escritora, ofreciéndonos a los lectores una riqueza léxica que nos mete de lleno en el mundo jurídico desde el primer momento en el que Jackson es acusado de asesinato.

Es tan dulce la historia, tan real y dramática que me está costando asimilar que ya no hay más Sylvia ni Jackson. Aunque investigando el otro día entre las novelas publicadas por J. Kenner, encontré que hay una serie de libros dedicados al romance de Damien, el hermano de Jackson, con su mujer Nikki.


Estoy segura que la leeré en algún momento no muy lejano, pues J. Kenner me ha convertido en una fan por su pluma ligera y por la complejidad con la que desarrolla a los personajes.

Reseña #67: En mis Brazos - J. Kenner


En mis brazos, la esperada segunda parte de la trilogía de romance erótico «El affaire Stark», nos sumerge en un mundo apasionado y elegante en el que el placer sexual y el amor sincero tienen enemigos poderosos e implacables. 
Si vibraste con la sensualidad de Di mi nombre, te encantará la segunda novela de «El affaire Stark», la trilogía más excitante del momento. 
Sylvia Brooks sabía que Jackson Steele era el arquitecto perfecto para diseñar el complejo vacacional que el magnate Damien Stark le había encargado. También sabía que Jackson era tal vez el único hombre capaz de desarmarla y de llevarla al punto más alto del placer, y por eso le temía. 
Sin embargo, superados la tensión inicial, el amor se impuso y la relación entre Sylvia y Jackson siguió adelante, colmándolos a ambos de una sensual y placentera felicidad. Ahora ninguno de los dos está preparado para la amenaza que suponen los secretos del pasado. Una compleja red de mentiras interesadas intentará sacar a la luz la comprometida adolescencia de Sylvia y le hará revivir los dolorosos momentos que nunca ha llegado a superar. Jackson, por su parte, también debe aclarar asuntos pendientes, relacionados con las mujeres de su vida, que hasta ahora han estado ocultos por un oscuro halo de misterio, y enfrentarse al hombre que quiere rodar una película con los momentos más sombríos de su vida. 
Amor apasionado, erotismo sin límites y unas gotas de misterio se mezclan en este cocktail irresistible y adictivo escrito por una de las maestras indiscutibles del género del romance erótico.



AVISO: HAY SPOILERS DEL PRIMER LIBRO
Si bien es cierto que en la reseña de la primera parte dije que las cosas entre Jackson y Sylvia podían haber acabado en Di mi nombre, no me esperaba el tsunami de acontecimientos que se les iba a caer encima a los protagonistas. En serio, brutal (A parte del sexo, claro. Kenner tiene una mano muy diestra al describirlas).

En mis brazos comienza con un Jackson atormentado por cómo puede reaccionar Damien Stark, su hermano por parte de padre, ya que, al aceptar el proyecto de urbanizar una de las islas paradisíacas del Caribe es, además, su jefe.

Aquí la primera bomba de la novela, a pocas páginas de comenzar con esta segunda parte.

La verdad es que no quiero revelar mucho más. Sólo diré que es en esta parte de la historia entre los protagonistas se desvela si realmente son el uno para el otro y si podrán con toda la mierda que les caiga encima.

Los secretos son muy importantes para Sylvia. Reed es un hombre que ha marcado profundo en ella y durante tantos años, que cuando llega la hora de la verdad, no quiere enfrentarse a ella. El trauma que sufría en la primera parte de la trilogía, se intensifica con fuerza En mis brazos que, como lectores, descubrimos (aunque ya lo conocíamos de antemano en Di mi nombre) que este productor, antaño fotógrafo, tiene que ver tanto en Sylvia como en Jackson mucho más de lo que nos imaginábamos.

Otra cosa que quería resaltar y que me parece curioso (aunque no tanto si tengo en cuenta la tremenda química y afecto que hay entre ellos) es que los problemas no los tratan primero hablando. Tienen un lenguaje oculto, a través de las miradas y los gestos, que les lleva primero a follar y después a reconciliarse. Es excitante, no lo niego, porque en esas escenas es donde la autora saca jugo de su erotismo, pero… Bueno, puede parecer que hay un pero escondido entre lo que os acabo de decir, pero la verdad es que sólo me ha parecido curiosa su forma de resolver las cosas 😂.

En fin… no hay mucho más que decir, solo que el último libro promete. Las manos me pican por poder empezar Bajo mi Piel.

Reseña #66: Di mi Nombre - J. Kenner


Erotismo sin límites, amor apasionado y unas gotas de misterio se mezclan en este cocktail irresistible y adictivo, escrito por una de las maestras indiscutibles del género.
Sylvia Brooks es una mujer emprendedora y en apariencia muy segura de sí misma que trabaja a las órdenes del magnate Damien Stark. Acostumbrada a moverse en un mundo de hombres poderosos, Sylvia recibe de su jefe un encargo que puede suponer su definitiva consagración profesional: la urbanización de una isla paradisíaca del Caribe llamada a convertirse en un complejo vacacional incomparable. 
Ella es consciente de que el éxito radicará en encontrar al arquitecto adecuado y de que no hay otro mejor que el viril e independiente Jackson Steele, el apuesto hombre con quien mantuvo una relación a la que ella puso fin cuando intuyó que los sentimientos que albergaba hacia él podían derribar todas sus barreras y sacar a la luz sus secretos más íntimos.
Pero ha llegado el momento del reencuentro. Y Sylvia teme tanto a una negativa airada de Jackson como a dejarse arrastrar hacia un abismo de placeres inconfesables que trastorne su vida para siempre. 
Apasiónate con el romance erótico más excitante del año y déjate seducir por el mundo lujoso y sensual de «El affaire Stark», la nueva trilogía de la autora bestseller de The New York Times, del USA Today y del Wall Street Journal: J. Kenner.


La verdad es que no sé como empezar (y ya de paso, donde meterme), porque Di mi nombre, al igual que El Cielo está envuelto en llamas, ha sido un bombazo de novela. La verdad es que me arrepiento de no haber empezado esta trilogía antes, cuando recibí de Edición Anticipada el desenlace en físico. Aunque bueno, no se puede forzar una lectura. Soy de las que piensan que a cada libro le llega su tiempo.

En esta primera parte de la trilogía The Affaire Stark, conocemos a Sylvia Brooks, ayudante del magnate Damien Stark, y a Jackson Stelee, un famosísimo arquitecto de infarto.

Sylvia es una mujer totalmente independiente, al que le han asignado dirigir el proyecto de su vida: urbanizar una isla entera. Además, carga consigo tantos traumas y secretos que por las noches la asaltan pesadillas. La raíz de ellos es un despreciable hombre obsesionado con su belleza e inocencia.

A diferencia de otras novelas eróticas, los protagonistas ya se conocían cinco años antes. Atlanta fue su punto de encuentro, y la verdad es que los días que vivieron juntos fueron los más felices de sus vidas. Pero algo tenía que pasar que sus caminos terminaron descarriados y sus corazones destrozados.

Sylvia tiene una coraza fuerte, pero no implacable. Jackson es su debilidad. Siempre lo ha sido desde que se conocieron, por eso cuando se da cuenta de que todo el proyecto puede ir al garete, no duda en enfrentarse a su pasado y acudir, aunque sea de rodillas, a pedirle al único hombre que sabe que da la talla que acepte el proyecto.

He leído algunas reseñas de esta novela antes de empezar a leerla (para saber si iba a gustarme o si, por el contrario, se me iba a hacer cuesta arriba) y me llamó la atención que algunas de ellas describieran al personaje de Jackson como plano, sin trayectoria ni evolución ¿Perdona? Jackson es un personaje tan redondo y bien formado como Sylvia.

Jackson está furioso a rabiar con Sylvia. Ella ha calado tan hondo en él que no ha podido olvidarse de ella en los años que llevan separados.

Me ha parecido un personaje muy dinámico, arrogante, aunque esto último apenas podamos verlo a través de los ojos de Syl. Es un hombre terco, pero muy sensible. Hay una escena del final que me ha fascinado hasta más no poder, pero no diré nada. Es tan maravillosa que estoy segura de que terminaré haciendo spoiler, así que es top secret.

En cuanto a la novela en general, el principio no me enganchó, y es una lástima, porque seguí leyendo los primeros capítulos guiada por la curiosidad de si realmente me estaba perdiendo algo bueno. Por suerte, la narración fue mejorando con el paso de las hojas y mi interés con él. La tensión sexual entre los protagonistas es innegable desde que se cruzan las miradas tras varios años separados. Y las escenas de sexo son tan variadas y variopintas que son imposible despegar el ojo. Están bien cargaditas de sensualidad y erotismo.

La novela está narrada desde el punto de vista de Sylvia, pero la autora no decepciona cuando decide meter el punto de vista de Jackson en el epílogo.

Algo que me llama la atención es que podría haber tenido un final perfecto, pero hay cabos a la deriva aunque no lo parezca. En sí, no estimula lo suficiente para seguir continuando con la trilogía, pero el simple hecho de saber que la historia entre Sylvia y Jackson continúa, es suficiente aliciente para hacerlo. Así que no os digo nada más.

¡Me lanzo de cabeza a En mis brazos!

Reseña #65: El Cielo está envuelto en Cadenas - Pamela Díaz


Vivir o morir. 
Todo se reduce a eso. 
Y en otras muchas ocasiones, simplemente a sobrevivir. 
Pero ¿cómo hacerlo en un mundo lleno de sombras y sangre, de crueldad y violencia, de perversión e incertidumbre? 
¿Cómo conseguirlo cuando la atracción entre dos almas destrozadas, cuyo destino está unido y regido por la muerte, la venganza y las mentiras, se torna en deseo, el deseo en amor y el amor en una enfermiza obsesión? 
El pasado acecha. 
El presente apremia. 
Y el futuro no podría ser más desesperanzador. 

Descubre la intrigante historia de Zack y Linda; dos corazones agrietados por profundas y horrendas cicatrices, donde la magnitud de lo que sienten es lo único que puede salvarles... Y también lo único que puede romperles por completo.


En primer lugar, me gustaría disculparme porque ni siquiera avisé de que no iba a actualizar hasta que terminase los exámenes de la universidad. Así que bueno... aquí estoy de nuevo, y empezamos la temporada de verano con una novela que me impactó bastante cuando la leí mientras estudiaba para dichosos exámenes. También me duró bastante más de lo que suelen durarme las novelas. Y si a eso le sumamos el tocho que es, el resultado son semanas de dulce lectura de la mano de Pamela Díaz.

Pocas son las veces que me pongo a escribir una reseña después de terminar de leerme una novela, pero es que no me podía aguantarme las ganas de hablaros de ella: El cielo está envuelto en llamas, de Pamela Díaz. Para mí, una nueva voz que se alza con potencia y que ha logrado colarse en mi biblioteca digital.

Además, y ahí está el meollo de la cuestión, antes de toparme con esta novela comencé a indagar por Amazon un tipo de lectura que no me había atrevido a volver a adentrarme en mucho tiempo: la erótica. Buscaba algo fuera de la cotidianidad de mis lecturas recurrentes, y Pamela Díaz es de las voces más aclamadas con grandiosas reseñas en esta plataforma, aunque apenas tenga publicadas varias novelas. La verdad es que no me lo pensé mucho. Fijaos lo que os digo que ni siquiera me leí la sinopsis para empezar.

El caso es que El cielo está envuelto en llamas es una novela que no deja indiferente a nadie. Recalco, a nadie.


La novela comienza con Zack Cassidy, un sicario de la mafia mexicana. Duro. Violento. Lleno de ira. Un hombre implacable, que por causas de la vida, se pudre en una cárcel de alta seguridad cumpliendo tres cadenas perpetuas.

Linda Evans es una psicóloga forense a la que la vida no la ha tratado demasiado bien. Una mujer aparentemente inalcanzable que sufre la misma pesadilla noche tras noche; un alma atormentada por su pasado y del que busca respuestas de manera incansable. Cuando recibe la oferta de completar su tesis entrevistando a un reo de la Prisión Estatal de California, no duda en aprovecharla.

Aunque si os digo la verdad, en un mundo tan corrupto como en el que se mueven estos dos protagonistas, lo normal es el comportamiento hostil que muestran tanto el uno como el otro al principio.


A Zack le describen como un hombre sin corazón, sin remordimientos, que no duda en cometer un homicidio. Lo más impactante es que el mismo Zack reafirma esos adjetivos al dejar claro a la doctora Evans en su primer encuentro algo que ella ya suponía. Para él, ese modo de vida es simplemente una forma de ganarse algo de dinero para poder llegar a fin de mes.  

Pamela relata el pasado de Cassidy de tal manera que hasta nosotros, los lectores, sentimos lástima de él y de las circunstancias que le ha tocado vivir. Aunque él intenta restarle importancia, porque para él, lo importante es lo que es ahora y no lo que fue en sus años de adolescencia.

El cielo está envuelto en cadenas es una novela romántica, pero alejada de todos los estereotipos que nublan el panorama literario. Sus protagonistas no son nada convencionales, y alrededor de ellos, el suspense, así como una tremenda tensión sexual se enrosca alrededor de ellos. Es una novela intensa, con un protagonista masculino que se considera un cáncer para Linda. Me ha encantado. No sé si lo habré dicho ya, y si es así, lo vuelvo a decir. Por su profundidad, el ambiente en el que se desarrolla la historia, el amor que surge entre ambos... Tiene todas las papeletas de que volveré a leer esta novela pasado un tiempo.

Tanto Zack como Linda evolucionan de manera brutal a lo largo de la novela, cambiando sus formas de pensar mientras se van enamorando perdidamente uno del otro, sin dar marcha atrás, pese a que su amor sea más un veneno que una bendición.

Está muy bien estructurada. Siempre leemos en primera persona, pero la autora alterna la narración entre Zack y Linda, dando a la novela una riqueza que muy pocas consiguen, con un ritmo trepidante en el que no puedes parar de leer porque la misma autora te deja en vilo hasta el momento final. Adictiva. Sorprendente. Una novela que cualquier lector, del género que sea, no debería dejar pasar de largo.

Lo sé, lo sé. Lo digo en todas las reseñas, pero con esta novela es distinto, porque hasta los más malos tienen derecho a luchar por su propia felicidad.

Reseña #64: La chica de fuego y espino - Rae Carson


Elisa es la elegida. También es la menor de dos princesas, la que nunca ha hecho nada importante, la que no sabe cómo logrará hacerlo. Ahora que ha cumplido dieciséis años, se ha casado en secreto con un apuesto rey. Un rey de un país convulsionado, un rey que necesita que ella sea la elegida y no una princesa inútil. Pero él no es el único que se ha fijado en ella: hay siniestros enemigos que quieren atraparla y un revolucionario idealista que piensa que ella es la única que podría salvar a su a pueblo. Pronto no sólo su vida, sino también su corazón estarán en juego. Elisa podría serlo todo para aquellos que la necesitan. Si la profecía se cumple. Si encuentra el poder que reside en su interior. Si no muere joven, como casi todos los elegidos.


La verdad es que sigo conmocionada después de terminar de leer esta novela que tenía pendiente desde hace tantísimos años, desde que me regalaron unos capítulos de muestra en la librería de mi pueblo y me robó el corazón porque incluso en ese momento presentía una gran novela llena de aventuras y premisas palaciegas.


Lucero-Elisa de Brisadulce es una princesa portadora del gran acontecimiento del siglo: la piedra divina, otorgada por dios todopoderoso el día de su bautizo. Es una chica de apenas dieciséis que se ve obligada a casarse con el rey Alejandro, y que como es común en los matrimonios arreglados, no conoce en persona; le gustan demasiado los pasteles de coco y es bastante rolliza, tanto que a veces se avergüenza de su tamaño exuberante.

La novela comienza con esta joven rezando en el monasterio de Brisadulce, rogando a dios a  través de sus plegarias. Sí, la figura de dios está presente en absolutamente todo el escrito, porque la trama precisamente ronda sobre el misterio de las piedras divinas y de la tarea que tiene reservada dios para sus portadores. Me ha gustado ese aspecto, que no precisamente veo muy a menudo cuando leo este tipo de libros que versan en el mundo de la edad media. Lo hace más real, además de las pretensiones de los personajes.

Es un libro de crecimiento personal, de cómo tomarse lo que se te viene encima con ingenio e incertidumbre, y de replantearse como seguir adelante pese a todo lo que se pierde en el camino.

La sagrada escritura es el libro que tiene presente Alodia en su día a día desde del primer capítulo en el que la conocemos. Allí se habla de los portadores y de sus destinos en la lengua antigua.

Aparecen personajes que se me han clavado por lo bien que estaban estructurados: Ximena, el aya de Elisa, Humberto… La autora los describe con una precisión asombrosa. Aunque no ha aparecido mucho, Rosario, el hijo de Alejandro, también me ha robado el corazón… aunque en el primer encuentro entre Elisa y él fue de lo más gracioso.

Casi he podido sentir en mis carnes la desesperanza del pueblo que se encuentra al otro lado del desierto, el fuego de los temibles animagos, la piedra incrustrada en el ombligo de Elisa cuando ésta oraba y la piedra se calentaba, emitiendo oleadas de calidez.

Las únicas cosas que no me han gustado es que la autora no ha dejado en claro la intención final que tenían el pueblo de Inverne, donde pertenecen los animagos. Un pueblo gutural, que según a través de los ojos de Elisa, se parecían más a animales que a personas; y en segundo lugar, la ambientación. Habla de Joya del Desierto, Brisadulce, y entre medias, un desierto y un bosque frondoso donde viven los desterrados o los marginados. Al principio me encontraba un poco perdida pero rápidamente me fui adaptando al mundo de esta novela.

También me encontré con unas cuantas aventuras, sueños e ilusiones y caídas en picado; miedo a lo desconocido. Y cuando digo más arriba que es una novela de crecimiento, también hago alusiones a transformaciones tanto psicológicas como físicas, como vi más adelante. Elisa sufre una transformación brutal, por lo que terminé admirándola por su carácter y por su sentimiento insaciable de continuar pese a las adversidades.

Y me gustaría decir mucho, mucho más sobre la novela, pero quiero que la leáis, porque no entiendo como una novela tan buena se ha descatalogado (aunque se sigue vendiendo en físico a un precio muy inferior al original). Es una novela que a cualquiera le gustaría leer, porque no hay un romance en el sentido literal de la palabra. El amor se muestra de muchas maneras y el sentimiento de libertad con esta novela, a través de los personajes, es apabullante. Algo de fantasía tiene, por supuesto; y aventuras, la premonición de una guerra… En fin, creo que se adapta a cualquier lector y que no deja indiferente a nadie en su conjunto con todo lo que nos quiere transmitir.

Reseña #63: El Príncipe de las Estrellas - Susan Grant

(*) Edición solo disponible en Inglés
Ian Hamilton se consideraba a sí mismo un tipo normal, un magnate de las finanzas que encontraba toda la emoción que necesitaba en el mercado de valores y en su vieja Harley Davison. Pero su vida da un giro radical cuando su padrastro le elige como el sucesor a la corona de su imperio y le ofrece las riendas de una misión que puede ser crucial para conservar la paz mundial. No le queda otra opción que aceptar la aventura.

En una atrevida apuesta por la libertad, la Princesa Tee’ah cambia el mundo que conoce por la libertad que le proporciona pilotar una nave. Nunca más se comportará como una princesa, nunca más seguirá las reglas. Será ella quien elija el hombre con el que quiere casarse y el tipo de vida que quiere llevar. Y cuando un atractivo extraño le ofrece trabajo como piloto del Sun Devil, ella elige el juego de su vida, con un hombre que debería haber evitado a toda costa. Desde el cielo azul oscuro hasta las calles empapadas de neón de Los Ángeles, Tee’ah e Ian comprenden que la verdadera aventura está en aprender que algunas reglas.


Como bien dije en la reseña del primer libro, me voy a quedar con unas ganas irresistibles de leer el último libro de esta trilogía, porque el segundo ha sido simplemente genial.

En comparación con el primero, su lectura ha sido mucho más amena y rápida de leer, y no es porque tenga muchas más páginas (apenas unas cincuenta más). Puede que me haya gustado mucho más que el primero, no estoy segura. Ahí están las dos novelas: fifty-fifty.


En esta segunda entrega conocí a Tee’ah, una princesa cautiva en su propio palacio por las antiguas costumbres Vash. Es una joven que anhela la libertad tanto como el cuerpo humano necesita el aire para respirar. Nunca ha ido en contra de las normas ni de su familia, hasta que decide hacer un pequeño acto de rebelión que cambiará su vida para siempre: convertirse en piloto y huir lo más lejos que su nave robada podía ir. Pero surge un problema bastante gordo: Ian Stone, un comerciante del mercado negro al que encuentra por casualidad. Y no solo eso: su nave robada siendo registrada por su gente cuando llega a Baresh, uno de los planetas de la órbita Vash. ¿Qué es lo que puede hacer una joven de la realeza convertida en piloto y atrapada en un planeta ensombrecido por las actividades ilegales?

Desde luego, la respuesta la tiene Ian Hamilton. Por el apellido os podréis imaginar de quien es hijo, ¿Verdad? Sí, Ian es el próximo heredero a la corona Vash, una posición de indescriptible poder en frente de toda la galaxia.

Natural de Arizona, este chico tan recto y tan entregado a la cultura de su padrastro, me ha robado el corazón como el propio rey actual de la galaxia en el primer libro.

Viaja en su nave con un único propósito: espiar a una persona lo bastante importante como para poner en peligro la alianza entre la Tierra y la Federación, firmada hace siete años. Pero hay un problema: todos los pilotos de su nave han muerto por el maldito alcohol; el último de ellos por una sobredosis. ¿Qué creéis que hará cuando descubre que su reciente compañera de copas es una piloto? Y no una piloto cualquiera, sino una piloto con unas destrezas increíbles. Obviar la borrachera que la pobre chica tiene en el cuerpo y llevarla a su nave cuando apenas puede contenerse en pie. Si. Una decisión impulsada por la desesperación de salir tras su objetivo y abandonar el planeta prima sobre todo lo demás.

En un principio, Ian no cree que pueda confiar en Tee, una joven de ojos dorados y rasgos aristocráticos, más propio de la familia real que de una maleante del espacio; pero con el paso del tiempo le da esa confianza en granitos de arena.

Ian, más que el próximo sucesor, parece un terrícola más; con una apariencia un poco descuidada. Con su Harley Davinson a bordo de la nave, parece el tipo de chico con el que Tee piensa que podría enamorarse.

La temática de amor en la galaxia sigue patente en esta continuación, y por lo que he podido traducir con mi inglés deficiente, seguirá así con La Princesa de las Estrellas, el último libro de esta trilogía. Sé que lo dije en la reseña del primer libro, pero me encantan este tipo de temáticas. Y los que me conocéis más, cualquier género mezclado con romance me vuelve loca.

La autora nos presenta a una princesa fuerte y decidida, con dudas y cargada en su espalda con el pesar y algún que otro arrepentimiento. El príncipe heredero tampoco se queda atrás: dulce, carismático, decidido, con autocontrol de sí mismo… nos describe más que a unos simples personajes de un libro: nos describen a unas personas que bien podrían ser de carne y hueso, con sus equivocaciones y errores colgando de ellos como un letrero luminiscente. Me ha encantado la dedicación que Susan les ha dado.

En cuanto al escenario donde se desarrolla toda la trama, es exactamente igual al primer libro, al tratarse de una novela que se extiende por los mundos Vash y la frontera, donde se sitúa la Tierra.

Una novela totalmente recomendable. ¡Qué digo! Toda la trilogía es recomendable. Uniendo cabos: si el primer libro habla de la madre de Ian y de Iliana, y el segundo de Ian, el hijo de Jas Hamilton, ¿De quién creéis que irá el tercer libro?

Además, de que me ha picado tanto la curiosidad que estoy hasta por comprármelo por internet en inglés y leérmelo, aunque tarde siglos en hacerlo. La pareja de la última entrega promete bastante. En El Príncipe de las Estrellas he podido conocer muy ligeramente a Ché Vedla, primer hombre de sangre pura Vash con derecho al trono después de Ian. No quiero hacerme ideas precipitadas, pero solo con la personalidad de Iliana, la hermana de Ian, presiento que la última parte será un bombazo.

Así que si todavía no te ha quedado claro, te lo digo: ¡Tienes que leer la Trilogía de las Estrellas! (y si no dominas tan bien el inglés como yo, por lo menos los dos primeros…)

Sin duda, la tensión sexual y el ambiente exótico de la galaxia es una mezcla que no falta en ningún libro de esta trilogía.

Y por último (si, ya lo sé, estoy tan emocionada que aún no me creo que esté escribiendo esta reseña tan larga), os recuerdo que en la reseña de El Rey de las Estrellas opiné que la portada del segundo libro de la editorial Valery era horrorosa. Pues bien, mirando en Amazon me topé de lleno con esta trilogía en la página oficial de Susan Grant y descubrí que las portadas de estas tres novelas son preciosas. Yo no entiendo como las españolas son tan dejadas, de verdad. ¿Qué pensáis? A parte de todo lo que os he constado, ¿Os animaríais a leer la trilogía si en vez de haber visto las portadas españolas, las hubierais visto en su versión original? Yo, desde luego, lo tengo más claro que el agua.

Reseña #62: El Rey de las Estrellas - Susan Grant

(*) Edición sólo disponible en Inglés.
Perder el control de su caza de combate fue sólo el inicio del viaje más largo de su vida; la caída en picado de su aeronave no fue nada comparado con la pérdida de equilibrio que le supuso aterrizar. En tierra, como si todo fuera un sueño, Jas lo vio; era el hombre más atractivo que había encontrado jamás aunque hablaba una lengua extraña, el roce de su piel le resultaba familiar y desconcertante, como si llegara a tocarle lo más profundo de su ser. Pero ¿quién era? ¿Otro piloto abatido, como ella? ¿Sería ése el motivo por el que estaba allí, bajo el cielo estrellado de Arabia? 
En sus misteriosos ojos dorados ardían las respuestas, al tiempo que sus pensamientos se convirtieron en los de Jas en el preciso instante en que le tendió la mano para pedirle ayuda. Rom había viajado desde muy lejos para encontrarla, para ofrecerle un cielo que de otro modo jamás hubiera conocido, y el amor era solo uno de los muchos regalos de… El Rey de las Estrellas.


¡Qué gran sábado el día que compré esta novela! Muchas sabéis que la mayoría de los libros que compro, o bien son en digital, o bien de segunda mano. Pues bien, compré El Rey de las Estrellas en un almacén inmenso de libros. Ya fui una vez anterior y me llevé varios libros de romántica histórica (libros que son ediciones limitadas y coleccionables de RBA que ya no los venden en casi ningún rincón del planeta y que a mí me hace inmensamente feliz, porque mi colección está incompleta y libro que veo de esa colección, libro que compro). En esta ocasión me llevé esta novela, que tengo que añadir que estaba echa un asco: se me pegaban los dedos a la tapa porque estaba pegajosa y además, tenía manchas entre las páginas. El libro no era tan viejo, apenas era del 2009 la edición que adquirí, por lo que solo había una explicación para que estuviera en tan mal estado: lo habían cuidado de forma muy pésima.

La verdad es que la portada me gustó muchísimo, y cuando leí la sinopsis mucho más. Forré el libro con forro para libros y me lancé a la aventura.

Susan Grant nos sumerge en un mundo que está conmocionado por un acontecimiento que cambiará el rumbo de sus vidas para siempre: seres del espacio, tan iguales en apariencia como ellos mismos irrumpen en la Tierra con intenciones pacíficas para comerciar con el planeta.


Jas Hamilton, teniente de las fuerzas aéreas, es la protagonista femenina. El primer capítulo de la novela nos traslada dieciocho años antes a la actualidad, donde Jas tiene un grave accidente. Y entre medias, conocerá a un joven que hará que la sangre de sus venas se caliente como el infierno…que se le será arrebatado poco después de su encuentro.

Romlijhian B’kah es un príncipe de un planeta lejano, próximo heredero al trono real tras el fallecimiento de su familiar más querido.

El reencuentro entre ambos dieciocho años después será una bomba de relojería. A mí personalmente siempre me han gustado este tipo de tramas: amor en el espacio-tiempo, entre las estrellas. El único punto negativo es que los primeros tres capítulos son bastantes confusos y liosos, en el sentido de que me perdía entre los pensamientos internos y los diálogos. ¿Quién está hablando, Rom o Jas?, ¿Por qué la autora (o la misma edición, quien sabe) no define las barreras entre un personaje u otro? Es lo que solía preguntarme mientras leía, a veces por segunda vez. Pero no solo me pasaba con ellos dos, sino con más personajes, una razón que casi me convence para dejar de leer, pero en mi cabeza no paraba de convencerme a mí misma de que cuando se reencontraran todo volvería a encarrilarse. La verdad es que no iba muy desencaminada, porque en ese momento, la lectura se vuelve más clara y transparente.

Para los Vash, la raza de Rom, la guerra no es una opción. Y cuando Rom afirma que Sharron, del grupo del Nuevo Día, es una verdadera amenaza para toda su gente, se aferran cobardemente al Código de Comercio que tienen establecido.

Dieciocho años después, Rom ya no es el heredero del reino de su padre, sino que ha sido repudiado, y no daré más detalles además de que es un hombre ermitaño del espacio, a bordo de su nave galáctica.

Es una novela que me ha encantado, aunque investigando por google, me desilusioné cuando la editorial Valery en España, que es la que distribuía esta trilogía (sí, es una trilogía, aunque cada libro se puede leer de forma totalmente independiente), dejó de publicarla al segundo libro, que por cierto, vaya portada más fea tiene el segundo, no he visto portada más fea en mi vida.

Así que me quedaré con las ganas de leer el tercero, La Princesa de las Estrellas, sólo disponible en inglés. Y como no tengo el suficiente nivel de inglés para leerlo en ese idioma, me tocará aguantarme hasta que pueda hacerlo.


En fin… una novela muy recomendada. Las aventuras que vivirás con Jas y Rom, además de ir palpando lentamente su romance, serán únicas e inimaginables.