lunes, 11 de marzo de 2019

Reseña #89: Loto - Lijia Zhang

*Gracias a Babelio por el ejemplar
«En China, la palabra prostitución es turbia y fea». Nadie habla del tema, pues aparte de ser ilegal es un tema tabú, pero afecta las vidas de millones de jóvenes, casi todas inmigrantes de las zonas rurales de China que se marcharon de sus casas en busca de un futuro mejor. Son repudiadas por la sociedad, maltratadas y agredidas por clientes y policías que, en ocasiones, son la misma persona. Lijia Zhang logra atrapar al lector con la conmovedora vida de Loto, una joven prostituta en Shenzhen, la ciudad del pecado. Conoceremos sus orígenes, cómo abandonó su pueblo para ir a trabajar a una fábrica en la ciudad y así pagar los estudios universitarios de su hermano pequeño y cómo acabó convirtiéndose en prostituta. Nos hará llorar y también reír, y de su mano conoceremos los entresijos del día a día de un salón de masajes con unos personajes que no podremos olvidar fácilmente. A través de sus páginas nos adentraremos en la compleja cultura china, que por un lado condena la prostitución pero que, a su vez, la perpetra a través de la tradición. La autora, que se inspiró en la historia secreta de su propia abuela, vendida a un burdel en su juventud, pasó doce años documentándose para escribir esta novela que, por vez primera, logra dar voz y visibilidad a la terrible situación actual de la prostitución en China. Lijia Zhang creció en un complejo residencial para trabajadores en Nankín (1964) junto al río Yangtsé. Fue una excelente estudiante y soñaba con ir a la universidad y convertirse en periodista y escritora hasta que, a los 16 años, la sacaron del colegio para empezar a trabajar en la misma fábrica de misiles donde lo hacía su madre. Aburrida hasta la saciedad de engrasar piezas de maquinaria buscó una vía de escape a través de la lectura y la escritura y comenzó a aprender inglés por su cuenta. Después de una década en la fábrica logró mudarse a Inglaterra donde realizó su sueño de estudiar periodismo. Cuando regresó a China, tres años después, trabajó para corresponsales extranjeros y finalmente como periodista. Sus memorias Socialism is Great!, publicadas en 2009, han sido aclamadas por la crítica y traducidas a siete idiomas. Para la autora de Loto, la prostitución revela la realidad cargada de tensiones sociales y la división entre la población urbana y rural, así como la exponencial inequidad de género y el eterno conflicto entre tradición y modernidad. En la actualidad, Lijia reside entre Pequín y Londres y es una de las pocas autoras chinas que escribe en inglés para medios internacionales como, por ejemplo, The New York Times.



Desde que leí Fangfang, me voy inclinando cada vez más a la cultura china, y Loto me ha abierto las puertas a la China de finales de los noventa, a una cultura plagada de corrupción, donde los sobornos y el instinto de sobrevivir están a la orden del día. Lo más impactante de la novela es que está basada en hechos reales, además de que la autora estuvo documentándose por más de una década para escribir ésta envolvente historia.

Loto se centra en la vida de las prostitutas de los años 80 en China, llamadas por ellos jies. Y más concretamente de Loto, Chouchou, que por causas de la vida se ha visto atrapada en la ciudad de Shenzhen para poder darle a su familia, pero sobre todo a su hermano Shadan, una vida algo más acomodada y poder pagar sus estudios universitarios el próximo año.

Imagen propiedad de Editorial Renacimiento
Para ella es un gran honor poder pagarle los estudios a su hermano. ¿Cuánta gente procedente de pueblos ha llegado hasta donde lo ha hecho él? Familias de migrantes, humildes, que viven en casas hechas de barro y que se dedican a la agricultura, donde el gobierno les muelen a palos con los altos impuestos que tienen que pagar. Esto último es de la lista de cosas que me ha afectado bastante: se habla de la migración en China del campo a la ciudad; los que se quedan labrando la tierra en sus respectivos pueblos es la población más sufriente por los abusos y los engaños de los altos cargos debido a su falta de educación. Aunque a veces, con tener algo más de poder que otros, basta para poder exigir lo que se desea.

Chouchou, a lo largo de la novela, reflexiona sobre el hipotético caso de que su familia no la hubiera sacado de la escuela tan joven para ponerla a trabajar. Si hubiera tenido estudios, su vida hubiera mejorado exponencialmente, y eso es exactamente lo que quiere para su hermano.

Loto es una chica trabajadora, como se les suelen denominar a las jies, y vive junto a otras chicas igual que ella en un Salón de Masajes, tapadera de la verdadera actividad que se realiza en el establecimiento. Conocemos a Mimi, a Xia y a Pequeña Jade, prostitutas de lo más bajo en lo referente a su estatus. Porque lo sorprendente es que existen varios tipos de prostitutas, desde las más humildes como ellas y Loto, a las prostitutas de lujo, las amantes de los grandes magnates.

 Otra cosa que me llamó la atención es que existan centros de especializados en la reconstrucción del himen. Yo cuando lo leí por primera vez pensé: ¿De verdad que existe una necesidad así? Luego lo entendí más adelante. Lo que puede ganar una virgen en una noche entregando lo más preciado de ella es equivalente al sueldo mínimo en España. Impresionante. Luego pensé que con el trabajo tan mal pagado, no me extrañaba que hubiera chicas que sacrificaran su cuerpo por salir del umbral de la pobreza. El coste de oportunidad es la moral. Habrá gente que no me entienda hasta que lea esta novela. Creedme que es impresionante conocer esta parte tan pulcramente oculta de esta superpotencia actual, aunque si lo pensamos un poco, ¿Cómo ha crecido una economía en desarrollo tanto en las últimas décadas? No os quiero aburrir con datos económicos, ya sabéis que estoy estudiando una carrera que me obliga a tener una perspectiva mundial, pero todo un país que consiga alcanzar a las economías desarrolladas es todo un reto y claro, tienen que haber manchurrones por el camino si se quiere un cambio radical en poco tiempo.

Pues cosas así, hay cientos que me han llamado la atención. No sólo por la cultura, sino por la forma de narrar de la autora, tan fresca, con un trasfondo impresionante, porque no solo nos narra la vida de loto, sino que nos da un impresionante fresco de China, de su cultura, de la forma de vida de sus gentes. Sus descripciones son emblemáticas, te catapultan directamente al continente asiático. Esta novela no es una lectura al uso, es una experiencia. Y tanto es así, que la vida de la propia Loto se convierte en un ejemplo significativo de lo que era, y quizás es aún la cultura china. Es una novela densa, puesto que a pesar tener cuatrocientas páginas, he tardado más de quince días para leerla, pero eso sí, disfrutando de cada párrafo, de cada expresión.

Sé que me dejo muchas no, muchísimas cosas en el tintero, como a Bing, el fotógrafo que intenta mejorar las condiciones de vida de las chicas trabajadoras más humildes. Le conocemos porque la autora nos habla de él, sobre sus razones de querer estar al lado de estas chicas, de su pasado y a lo que se dedica. Un pilar necesario que contribuye positivamente al desarrollo personal de Loto.

Para finalizar, me gustaría destacar el mensaje oculto, especie de moraleja, en parte, un aprendizaje de vida: la importancia de sentirse realizado con uno mismo. Buscar la paz y el sosiego. Y, sobre todo, pensar que no necesitas depender de otras personas para llegar a realizarse.

1 comentario:

No te hagas de rogar, además, sé que lo estás deseando...¡Déjame un comentario! :D

Pd: No me dejeis comentarios que no estén relacionados con la entrada. De lo contrario serán eliminados.